El repunte del sector manufacturero de la zona euro se ralentizó de nuevo a finales del segundo trimestre. El índice PMI® final del Sector Manufacturero de la Zona Euro de IHS Markit registró 54.9 (su mínima de dieciocho meses) en junio, situándose por debajo del nivel 55.5 alcanzado en mayo y de su estimación flash precedente de 55.0. El índice PMI ha señalado un debilitamiento ininterrumpido en el ritmo de expansión desde principios de año, ya que los fabricantes han experimentado una ralentización sincronizada de los volúmenes de crecimiento tanto de la producción como de los nuevos pedidos.

Las lecturas del índice PMI disminuyeron en cinco de los países cubiertos por el estudio, incluidos los dos que registraron los mejores resultados (Países Bajos y Austria). También se observaron expansiones más débiles en Alemania, Francia y Grecia, y Francia se situó al final de la tabla de clasificación del crecimiento. Irlanda, que se situó en tercer lugar, observó una expansión del crecimiento hasta su máxima de cinco meses, mientras que una ligera aceleración en Italia fue insuficiente para evitar que este país registrara el segundo peor resultado en general. Mientras tanto en España el ritmo de expansión se mantuvo igual que en el mes anterior.

El crecimiento de la producción y de los nuevos pedidos ha disminuido considerablemente desde finales de 2017. En junio, los ritmos de expansión de la producción y de los nuevos pedidos fueron los más débiles desde noviembre de 2016 y agosto de 2016 respectivamente. Estos declives a su vez tuvieron un impacto en el optimismo empresarial, que cayó hasta su nivel más bajo en más de dos años y medio.

La desaceleración fue generalizada a nivel sectorial, ya que la producción y los nuevos pedidos disminuyeron en los segmentos de bienes de consumo, bienes intermedios y bienes de capital. Los productores de bienes de capital registraron los ritmos más fuertes de crecimiento en ambas medidas.

Los datos de junio indicaron que el crecimiento de los nuevos pedidos para exportaciones* se mantuvo relativamente leve y sustancialmente más débil que a comienzos de año, a pesar de haber mejorado ligeramente con respecto a mayo. Los exportadores están cada vez más preocupados por el posible impacto que los aranceles y otras restricciones comerciales puedan tener en el crecimiento. Los ritmos más fuertes de incremento de los nuevos pedidos para exportaciones se observaron en los Países Bajos, Grecia e Irlanda. Por otra parte, el crecimiento se ralentizó en Alemania, España e Irlanda.

El empleo en el sector manufacturero continuó creciendo en junio, y la tasa de contratación aumentó. Los niveles de personal se incrementaron en todos los países cubiertos por el estudio, y las tasas de crecimiento se aceleraron en Alemania, Italia e Irlanda. Se registraron expansiones en los sectores de bienes de consumo, bienes intermedios y bienes de capital, siendo este último el que registró la mayor expansión.

Las empresas vincularon el aumento del empleo con el aumento de la producción y el incremento de los trabajos por completar. No obstante, el ritmo de acumulación de pedidos pendientes de realización disminuyó hasta su mínima de 22 meses, reflejando principalmente la desaceleración en el crecimiento de los nuevos pedidos.

La inflación de los precios pagados por el sector manufacturero de la zona euro aumentó hasta su máxima de cuatro meses en junio. Un mayor alargamiento generalizado de los plazos de entrega de los proveedores -un indicador clave de que la demanda de insumos supera la oferta- favoreció que los vendedores a menudo pudieran aumentar sus tarifas. Los fabricantes también mencionaron unos mayores costes del petróleo y del combustible.
Por el contrario, la inflación de los precios cobrados disminuyó hasta su mínima de nueve meses en junio, pero se mantuvo fuerte. Los aumentos tanto de los precios de compra como de los precios de venta fueron más acusados en los sectores de bienes intermedios y de bienes de capital en comparación con los observados entre los productores de bienes de consumo.

* Incluye el comercio dentro de la zona euro

Los datos de diciembre muestran un nuevo impresionante resultado para el sector manufacturero español a finales de 2017. La producción aumentó fuertemente gracias a un sólido incremento de los nuevos pedidos. Para apoyar el crecimiento de la producción, las empresas continuaron aumentando el nivel de empleo y las compras a tasas elevadas.
Con respecto a los precios, el aumento del coste de las materias primas se trasladó en un nuevo incremento tanto de los precios de los insumos como de los precios cobrados, aunque a un ritmo ligeramente más lento.
La lectura principal IHS Markit PMI® del Sector Manufacturero español es un índice compuesto diseñado para proporcionar una indicación del comportamiento del sector manufacturero. Se deriva de cinco índices individuales: de nuevos pedidos, de producción, de empleo, de plazos de entrega de proveedores y de stocks de compras. Una lectura superior a 50.0 indica una mejora en general del sector.
El índice PMI registró 55.8 en diciembre, situándose ligeramente por debajo de 56.1, su máxima de casi 11 años registrada en noviembre, aunque sigue indicando una marcada mejora mensual de la “salud” del sector. Las condiciones empresariales se han fortalecido ininterrumpidamente durante los últimos 49 meses.
La causa principal de la mejora de las condiciones operativas fue el fuerte aumento de la producción. El ritmo de expansión se aceleró levemente hasta su máxima de 31 meses, y las empresas vincularon dicho crecimiento a una mayor demanda de los clientes.
La mejora de la demanda también fue mencionada por las firmas que registraron un aumento de los nuevos pedidos. Los nuevos pedidos se acrecentaron a un ritmo sólido, que a pesar de ello fue el más lento en tres meses. Mientras tanto, los nuevos pedidos para exportaciones aumentaron de nuevo fuertemente.
Los nuevos indicios de presión en la capacidad estuvieron subrayados por una nueva acumulación de los pedidos pendientes de realización, a pesar de la fuerte expansión de la producción registrada. En respuesta, los fabricantes se enfocaron en aumentar aún más la capacidad incrementando el empleo a una tasa fuerte, que fue una de las más rápidas de la historia del estudio hasta la fecha.
Las empresas también incrementaron fuertemente sus actividades de compra debido a un alza de los nuevos pedidos recibidos y a los esfuerzos en reponer las existencias. Como resultado, los stocks de compras aumentaron por cuarto mes consecutivo. Los stocks de productos terminados también se incrementaron durante el mes, aunque levemente.
Los fabricantes se enfrentaron a un nuevo aumento de los costes al realizar sus compras. En particular se mencionó que el acero y el petróleo aumentaron de precio. No obstante, la tasa de inflación disminuyó desde noviembre. Los precios cobrados también subieron a una tasa más lenta, aunque se ha registrado una inflación por decimoquinto mes consecutivo.
Los plazos de entrega de los proveedores se alargaron en su mayor medida desde agosto de 2013 en medio de una fuerte demanda de insumos combinada con una escasez de existencias en las unidades de los proveedores.
A finales de 2017 las empresas se mostraron positivas de que a lo largo de los próximos doce meses el crecimiento de la producción será mayor, y el optimismo alcanzó su máxima de tres meses. Dicho sentimiento positivo se basó principalmente en los pronósticos de aumento de las ventas.

Según el último análisis publicado por IHS Markit, las condiciones empresariales en el sector manufacturero español mejoraron en su mayor medida en casi 11 años en noviembre. El crecimiento de la producción alcanzó su máxima de dos años y medio, gracias a un nuevo marcado aumento de los nuevos pedidos. De hecho, los nuevos pedidos para exportaciones crecieron a un ritmo casi récord. Esta alza también se observó con respecto al empleo, que aumentó al ritmo más rápido desde abril de 1998.
Mientras tanto, la actividad de compras aumentó a uno de los ritmos más rápidos observados hasta la fecha. Dicho aumento en la demanda de insumos contribuyó a una escasez de materias primas, lo que a su vez provocó retrasos en las entregas de los proveedores. Los costes de los insumos también continuaron subiendo marcadamente durante el mes.
La lectura principal IHS Markit PMI® del Sector Manufacturero Español es un índice compuesto diseñado para proporcionar una indicación del comportamiento del sector manufacturero. Se deriva de cinco índices individuales: de nuevos pedidos, de producción, de empleo, de plazos de entrega de proveedores y de stocks de compras. Una lectura superior a 50.0 indica una mejora en general del sector.
El índice PMI subió desde 55.8 registrado en octubre hasta 56.1 en noviembre, mostrando su lectura más alta desde febrero de 2007. Las condiciones operativas han mejorado todos los meses durante los últimos cuatro años.
El ritmo de crecimiento de la producción manufacturera se aceleró por tercer mes consecutivo en noviembre, alcanzando su mayor nivel desde mayo de 2015. El fuerte aumento de la producción resultó en el tercer aumento mensual consecutivo de los stocks de productos terminados, registrando el incremento más rápido en nueve años.
El crecimiento de la producción refleja en gran medida el incremento de los nuevos pedidos. Los nuevos pedidos en total aumentaron marcadamente, aunque a un ritmo ligeramente más lento. Mientras tanto, el ritmo de expansión de los nuevos pedidos para exportaciones fue uno de los más rápidos desde que comenzó el estudio en febrero de 1998.
La creación de empleo también fue una de las más fuertes hasta la fecha, que sólo fue superada en los primeros tres meses del estudio. Los encuestados comentaron que contrataron más personal en respuesta al aumento de las cargas de trabajo y a las perspectivas de un mayor crecimiento en los próximos meses. Hubo indicios de presiones en la capacidad del sector en noviembre, a pesar de las fuertes contrataciones realizadas. Los fabricantes observaron que sus pedidos pendientes se incrementaron al ritmo más fuerte en seis meses.
Mientras tanto, los plazos de entrega de los proveedores continuaron aumentando considerablemente en medio de la escasez de materias primas y la fuerte demanda de insumos. La actividad de compras entre los fabricantes aumentó al ritmo más rápido desde mayo de 1998. Los stocks de compras aumentaron en consecuencia. Los precios de compra siguieron aumentando a un ritmo vertiginoso, y se mencionó que los productos como el aluminio, el papel y los plásticos entre otros, han aumentado de precio. Como resultado, la inflación del precio de venta se aceleró hasta su máxima de cuatro meses. Las empresas en general prevén que el crecimiento continuará a lo largo de los próximos doce meses. El grado de optimismo aumentó respecto de su mínima de dos años registrada en octubre.

El sector manufacturero español comenzó 2017 de manera similar a como terminó 2016, registrando fuertes aumentos de la producción y de los nuevos pedidos. La nota más destacada del último estudio realizado por IHS Marit, fue que el empleo aumentó al ritmo más pronunciado desde julio de 1998, mientras que el sentimiento empresarial se recuperó.

A juzgar por los datos preliminares del estudio PMI elaborado por IHS Markit, la economía de la zona euro siguió expandiéndose a un ritmo robusto al comienzo de 2017. El empleo aumentó al ritmo más rápido desde 2008 en medio de un creciente optimismo respecto de las perspectivas empresariales. Por otra parte, las presiones inflacionistas siguieron intensificándose.

El crecimiento en el sector manufacturero español siguió fortaleciéndose en diciembre, y los ritmos de expansión de la producción y de los nuevos pedidos fueron los más rápidos desde el comienzo de 2016. En consecuencia, las empresas contrataron a más personal a un ritmo marcado. Las presiones inflacionistas siguieron al alza, y tanto los precios pagados como los precios cobrados aumentaron hasta sus máximas de varios años.

  • Crecimientos más fuertes de la producción, de los nuevos pedidos y del empleo
    Las empresas bajan sus tarifas a pesar de que la inflación de los costes se acelera
    Los stocks de compras y los stocks de productos terminados se reducen de nuevo

El crecimiento del sector manufacturero español se mantuvo moderado en agosto, según los datos que arroja el PMI, Índice de Gestión de Compras elaborado Markit Purchasing Managers, para España. La salud del sector mejoró apenas ligeramente a medida que el ritmo de expansión de la producción disminuyó. No obstante, los nuevos pedidos volvieron a crecer después de registrar una caída en julio. Puesto que la demanda solo mejoró levemente, las empresas redujeron el ritmo de contratación. Mientras tanto, las presiones inflacionistas se mantuvieron moderadas.

  • El índice PMI final del Sector Manufacturero de la Zona Euro registra 52,8 en junio (estimación flash: 52,6, dato final de mayo: 51,5)
  • Todos los países cubiertos por el estudio registran una expansión, excepto Francia
  • La presión deflacionista de los precios en el sector manufacturero de la zona euro se ralentiza aún más

A pesar de que la salud del sector manufacturero español continuó fortaleciéndose en mayo, la última alza fue la más débil en siete meses ya que se han registrado aumentos más lentos de la producción, de los nuevos pedidos y del empleo. Mientras tanto, los precios de compra aumentaron por primera vez desde agosto del año pasado, pero las empresas siguieron reduciendo sus precios cobrados.

Página 1 de 2

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook