Los fabricantes españoles continuaron enfrentándose a un entorno operativo desafiante en junio, ya que los efectos de la pandemia de la enfermedad por el coronavirus 2019 (COVID-19) afectaron la demanda y la capacidad productiva. Sin embargo, hubo algunas señales positivas
para el sector ya que los ritmos de declive continuaron debilitándose considerablemente y la confianza volvió a territorio positivo por
primera vez desde febrero pasado.

Con estas guías se quiere dar respuesta a las numerosas propuestas procedentes de los sectores industriales interesados en adaptar sus procesos productivos a la fabricación de equipos de protección, a la vez que se difunden los requisitos a cumplir.

El sector manufacturero registró una fuerte contracción en marzo, a medida que los efectos que la pandemia mundial de la enfermedad por el coronavirus 2019 (COVID-19) ha tenido en la producción y el cese de actividad por decreto de Estado de Alarma en España se hicieron más evidentes. La producción ylos nuevos pedidos, tanto nacionales como internacionales, disminuyeron drásticamente, mientras que se observó un deterioro récord en los plazos de entrega de los proveedores.

El sector manufacturero de España volvió al territorio de expansión en febrero, tras un periodo de ocho meses de contracción.

Las condiciones operativas de la economía manufacturera de la zona euro continuaron debilitándose a principios del año, pero a un ritmo notablemente más lento.

Según datos de IHS Markit el comportamiento del sector manufacturero español continuó siendo decepcionante al comienzo de la nueva década. Laproducción, los nuevos pedidos y la actividad de compras disminuyeron en enero con respecto de diciembre, aunque a ritmos más lentos, mientras que el empleo cayó a la tasa más fuerte desde noviembre de 2013. Los precios cobrados se redujeron de nuevo ya que las empresas buscaron no solo repercutir la reducción de los precios de los insumos a los clientes, sino también responder a las presiones competitivas y al frágil entorno de la demanda.

El Índice IHS Markit PMI® del Sector Manufacturero Español, un índice compuesto diseñado para proporcionar una indicación del comportamiento del sector manufacturero, se mantuvo por debajo del nivel de ausencia de cambios de 50.0 en enero, extendiendo el periodo actual de contracción de las condiciones operativas a ocho meses.

No obstante, el índice PMI subió de 47.4 registrado en diciembre a 48.5 en enero, señalando un ritmo de contracción leve y más lento, hecho que refleja principalmente unas caídas más débiles tanto de la producción como de los nuevos pedidos. Los últimos datos mostraron que la producción se redujo al ritmo más débil de ocho meses, en concordancia con la reducción más débil de los nuevos pedidos desde agosto de 2019.
No obstante, las empresas continuaron comentando sobre la fragilidad de la demanda subyacente tanto en el mercado nacional como extranjero. La encuesta de enero señaló que las ventas de exportación disminuyeron por octavo mes consecutivo, ya que la persistente incertidumbre económica mundial tuvo un impacto en los nuevos pedidos.

La caída de las ventas en el primer mes de 2020 significó que las empresas de nuevo pudieran concentrarse en los pedidos pendientes de realización. Los encuestados observaron una fuerte reducción de los trabajos por completar por noveno mes consecutivo.

La continua capacidad disponible en el sector llevó a que algunas empresas permanecieran en modo defensivo. La actividad de Compras se redujo por décimo mes consecutivo en enero, mientras que las existencias de insumos y productos terminados también disminuyeron de nuevo.

Asimismo, las empresas continuaron recortando el nivel de empleo en sus plantas. Enero marcó el noveno mes consecutivo de destrucción del empleo, y la tasa de contracción fue la más fuerte registrada por la encuesta en más de seis años.

Mientras tanto, con respecto a los precios, los fabricantes se beneficiaron de la reducción de los precios de compras en enero.

Según los últimos datos, los precios pagados han bajado durante ocho meses consecutivos, aunque la última deflación se ha mantenido prácticamente igual que en diciembre. Las empresas optaron por repercutir la reducción de los costes a sus clientes a través de tarifas más bajas. Los descuentos de precios también reflejaron los esfuerzos deliberados por estimular las ventas y responder a un mercado profundamente competitivo.

A pesar del continuo bajo rendimiento de varios índices clave, la confianza empresarial con respecto al futuro mejoró en enero hasta su nivel más alto de siete meses. Las empresas anunciaron planes para lanzar nuevos productos, impulsar las actividades comerciales y mejorar las instalaciones de las plantas a lo largo de los próximos doce meses. Se espera también que un repunte de las ventas respalde el crecimiento de la actividad en los próximos doce
meses.

El Índice PMI Compuesto de Actividad Total de la Zona Euro mejoró levemente en diciembre, pero siguió mostrando un débil crecimiento económico.

El sector manufacturero español finalizó 2019 de capa caída, y la producción, los nuevos pedidos y el empleo disminuyeron con respecto de noviembre.

A juzgar por los últimos datos del índice PMI® de IHS Markit, el sector manufacturero de la zona euro siguió en territorio de contracción en octubre.

Las condiciones operativas del sector manufacturero español se deterioraron por quinto mes consecutivo en octubre ya que la coyuntura empresarial desafiante tuvo un impacto negativo en las ventas y la producción.

Página 1 de 4

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter