Según datos del PMI® del Sector Manufacturero Español, elaborado por IHS Markit, en abril, hubo nuevos indicios de una relajación del impulso de crecimiento en el sector manufacturero español. Aunque el ritmo de expansión de la producción recuperó terreno, se observaron aumentos más lentos de los nuevos pedidos y del empleo. No obstante, el sector continuó manteniendo un sólido crecimiento durante el mes. También hubo indicios de una disminución de las presiones inflacionistas, ya que tanto los costes de los insumos como los precios cobrados subieron a tasas más débiles.

La lectura principal IHS Markit PMI® del Sector Manufacturero Español, un índice compuesto diseñado para proporcionar una indicación del comportamiento del sector manufacturero, registró 54.4 en abril, indicando una mejora sólida de la salud del sector. No obstante, en comparación con 54.8 registrado en marzo, el índice PMI señaló un fortalecimiento más débil de las condiciones empresariales, que fue el más lento desde septiembre de 2017.

En contraste con la tendencia generalizada de debilitamiento del crecimiento, el ritmo de expansión de la producción manufacturera se aceleró en abril. La producción aumentó marcadamente, extendiendo la secuencia actual de producción creciente a 53 meses.
El alza de los nuevos pedidos fue fundamental para el último incremento de la producción. Aunque aumentó a un ritmo sólido, la tasa de expansión de los nuevos pedidos registró su mínima de tres meses. Del mismo modo, los nuevos pedidos para exportaciones también aumentaron a un ritmo más débil durante el mes.

La imagen de un crecimiento sólido, pero más lento, se repitió con respecto a los pedidos pendientes de realización en abril. Los pedidos por completar aumentaron de acuerdo con el incremento de los nuevos pedidos, aunque al ritmo más lento desde septiembre de 2017.

Las crecientes cargas de trabajo alentaron a los fabricantes a contratar más personal, tal y como ha ocurrido durante los últimos 52 meses. No obstante, la tasa de creación de empleo disminuyó por quinto mes consecutivo y fue la más baja desde agosto de 2016.
Los costes de los insumos siguieron aumentando a una tasa pronunciada en abril, y se mencionó ámpliamente el aumento del precio del acero. Los encuestados también señalaron los crecientes costes del combustible. No obstante, el último aumento de los precios pagados fue el más lento en nueve meses. La tasa de inflación de los precios cobrados también disminuyó. Cuando las tarifas aumentaron, los encuestados lo vincularon al creciente coste de los insumos.

Se volvieron a poner de manifiesto las fuertes presiones en las cadenas de suministro en abril. Los plazos de entrega de los proveedores se alargaron en su mayor medida en 56 meses ya que la demanda de insumos superó la oferta.

No obstante, la compra de insumos siguió aumentando, extendiendo la secuencia actual de crecimiento a 21 meses. A pesar de ello, el último aumento fue el más débil en un año y medio.

Los recientes aumentos en la actividad de compras ayudaron a generar un nuevo sólido incremento de los stocks de materias primas, que fue solo un poco más débil que la máxima de muchos años observada en marzo. Los stocks de productos terminados también se incrementaron debido a una mayor producción.

Las expectativas de aumentos adicionales de los nuevos pedidos respaldaron el optimismo entre los fabricantes de que la producción aumentará a lo largo de los próximos doce meses. El sentimiento se mantuvo fuertemente positivo, y cerca del 37% de las empresas prevén un incremento de la producción

Según el último análisis publicado por IHS Markit, las condiciones empresariales en el sector manufacturero español mejoraron en su mayor medida en casi 11 años en noviembre. El crecimiento de la producción alcanzó su máxima de dos años y medio, gracias a un nuevo marcado aumento de los nuevos pedidos. De hecho, los nuevos pedidos para exportaciones crecieron a un ritmo casi récord. Esta alza también se observó con respecto al empleo, que aumentó al ritmo más rápido desde abril de 1998.
Mientras tanto, la actividad de compras aumentó a uno de los ritmos más rápidos observados hasta la fecha. Dicho aumento en la demanda de insumos contribuyó a una escasez de materias primas, lo que a su vez provocó retrasos en las entregas de los proveedores. Los costes de los insumos también continuaron subiendo marcadamente durante el mes.
La lectura principal IHS Markit PMI® del Sector Manufacturero Español es un índice compuesto diseñado para proporcionar una indicación del comportamiento del sector manufacturero. Se deriva de cinco índices individuales: de nuevos pedidos, de producción, de empleo, de plazos de entrega de proveedores y de stocks de compras. Una lectura superior a 50.0 indica una mejora en general del sector.
El índice PMI subió desde 55.8 registrado en octubre hasta 56.1 en noviembre, mostrando su lectura más alta desde febrero de 2007. Las condiciones operativas han mejorado todos los meses durante los últimos cuatro años.
El ritmo de crecimiento de la producción manufacturera se aceleró por tercer mes consecutivo en noviembre, alcanzando su mayor nivel desde mayo de 2015. El fuerte aumento de la producción resultó en el tercer aumento mensual consecutivo de los stocks de productos terminados, registrando el incremento más rápido en nueve años.
El crecimiento de la producción refleja en gran medida el incremento de los nuevos pedidos. Los nuevos pedidos en total aumentaron marcadamente, aunque a un ritmo ligeramente más lento. Mientras tanto, el ritmo de expansión de los nuevos pedidos para exportaciones fue uno de los más rápidos desde que comenzó el estudio en febrero de 1998.
La creación de empleo también fue una de las más fuertes hasta la fecha, que sólo fue superada en los primeros tres meses del estudio. Los encuestados comentaron que contrataron más personal en respuesta al aumento de las cargas de trabajo y a las perspectivas de un mayor crecimiento en los próximos meses. Hubo indicios de presiones en la capacidad del sector en noviembre, a pesar de las fuertes contrataciones realizadas. Los fabricantes observaron que sus pedidos pendientes se incrementaron al ritmo más fuerte en seis meses.
Mientras tanto, los plazos de entrega de los proveedores continuaron aumentando considerablemente en medio de la escasez de materias primas y la fuerte demanda de insumos. La actividad de compras entre los fabricantes aumentó al ritmo más rápido desde mayo de 1998. Los stocks de compras aumentaron en consecuencia. Los precios de compra siguieron aumentando a un ritmo vertiginoso, y se mencionó que los productos como el aluminio, el papel y los plásticos entre otros, han aumentado de precio. Como resultado, la inflación del precio de venta se aceleró hasta su máxima de cuatro meses. Las empresas en general prevén que el crecimiento continuará a lo largo de los próximos doce meses. El grado de optimismo aumentó respecto de su mínima de dos años registrada en octubre.

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook