Según los últimos datos publicados por la Asociación Española de Renting de Vehículos (AER) las matriculaciones de vehículos registradas por las compañías de renting, durante el primer semestre de 2018 han sumado 155.069 unidades, lo que supone un crecimiento del 9,98%, sobre el mismo periodo de 2017, en el que se contabilizaron 141.000 unidades.

En cuanto a los resultados del mercado total en España, se contabilizan 859.837 unidades, un 10,20% más que la cifra acumulada en el primer semestre de 2018.
El peso del renting en el total de las matriculaciones se sitúa en un 18,03%, y sigue ganando peso en el canal de empresa, donde las 96.452 unidades que ha matriculado representan el 33,82% de todo el canal, frente al 32,21% a junio de 2017.

En junio, el renting contabilizó 31.604 unidades, un 15,91% más que en el sexto mes de 2017, cuando se matricularon 27.265 unidades. La inversión total, realizada en la adquisición de vehículos nuevos por las compañías de renting, en este periodo, ha alcanzado los 2.851 millones de euros, un 7,46% más que en el primer semestre de 2017, momento en el que se contabilizó una inversión de 2.653 millones de euros. Agustín García, presidente de la Asociación Española de Renting de Vehículos, apunta: «Las previsiones de crecimiento del sector del renting se van cumpliendo mes a mes. Los datos del primer semestre ratifican que el sector atraviesa un buen momento y que cada vez son más los que confían en el renting en sus decisiones de movilidad. Hay que volver a destacar el buen comportamiento del canal empresas del renting, que aumenta un 20,67%, en relación al mismo periodo de 2017 y la consolidación de las matriculaciones de eléctricos, que ya mantienen un peso del 1,17%, lo que sitúa al renting a la vanguardia en la prescripción de esta clase de vehículos».

Matriculaciones por tipo de propulsión
Durante la primera mitad de año, se han matriculado en renting 1.821 unidades de las distintas modalidades de eléctricos (eléctrico puro, de autonomía extendida, híbrido enchufable gasolina e híbrido enchufable diésel), lo que supone el 1,17% del total de las matriculaciones en renting; mientras que las 5.787 unidades de eléctricos matriculadas en el total del mercado significan un 0,67%. El peso que aporta el renting a las matriculaciones totales de eléctricos, hasta junio, es del 31,47%.

Los vehículos pesados españoles transportaron 1.419 millones de toneladas en los últimos cuatro trimestres, lo que supone un crecimiento del 8% con respecto a lo transportado en los cuatro anteriores. Según los datos obtenidos en la Encuesta Permanente de Transporte de Mercancías por Carretera correspondiente al primer trimestre de 2018 publicada por el Ministerio de Fomento, en el cuarto trimestre de este año, los vehículos pesados españoles transportaron 346 millones de toneladas, un 3% más que en el mismo periodo del año anterior.

Con éste último, se encadenan 13 trimestres consecutivos de crecimiento anual (sobre el mismo trimestre del año anterior) y 16 de crecimiento interanual (últimos cuatro trimestres con respecto a los cuatro anteriores).

Por tipo de mercancía, el transporte de materiales de construcción registró en el cuarto trimestre un crecimiento del 1% sobre el mismo periodo del año anterior, siendo el crecimiento de los últimos cuatro trimestres del 12%.

También experimenta crecimiento el transporte de maquinaria y productos manufacturados, un 2% sobre el mismo trimestre del año anterior y un 6% en términos anuales. El transporte internacional de igual forma, registró evoluciones positivas con un incremento del 18% sobre el mismo trimestre del año anterior. En los últimos cuatro trimestres este tipo de transporte superó los 82 millones de toneladas, lo que supone un incremento del 10% con respecto al año anterior.

La Encuesta Permanente de Transporte de Mercancías por Carretera del Ministerio de Fomento se realiza a través de una encuesta permanente a lo largo de todo el año, mediante mil entrevistas semanales.

Según los datos ofrecidos por el PMI de IHS Markit, el crecimiento económico del sector manufacturero de la zona euro mostró nuevos indicios de ralentización en mayo. Los ritmos de expansión de la producción y de los nuevos pedidos se desaceleraron, y la creación de empleo y el aumento de los pedidos pendientes de realización también perdieron impulso. La inflación de los costes de los insumos aumentó por primera vez en cuatro meses, mientras que la tasa de aumento de las tarifas de nuevo se ralentizó.

El índice PMI® final del Sector Manufacturero de la Zona Euro de IHS Markit disminuyó del nivel 56.2 registrado en abril hasta su mínima de quince meses (55.5) en mayo, aunque no registró cambios frente a su estimación flash precedente. El ritmo de alza se ha ralentizado mensualmente desde que alcanzó su máxima récord en diciembre del año pasado. El índice PMI ha registrado una expansión durante 59 meses consecutivos y ha permanecido por encima de la media a largo plazo de la serie de 51.9.

A nivel sectorial el alza se mantuvo generalizada, ya que los sectores de bienes de consumo, bienes intermedios y bienes de capital registraron un incremento. No obstante, los ritmos de crecimiento se ralentizaron en estas tres categorías. La expansión más pronunciada se registró nuevamente en el sector de bienes de capital y la más débil en el sector de bienes de consumo.
Los ocho países cubiertos por el estudio registraron una mejora de las condiciones operativas en mayo. El crecimiento estuvo encabezado por los Países Bajos, Austria y Alemania, aunque los ritmos de expansión en estos tres países se ralentizaron. España e Italia también experimentaron un crecimiento más débil, mientras que en Francia, Irlanda y Grecia la expansión se aceleró.

La producción manufacturera y los nuevos pedidos aumentaron de nuevo en mayo, aunque los ritmos de expansión fueron los más débiles en aproximadamente un año y medio. Los nuevos pedidos para exportaciones* también continuaron mejorando, aunque a un ritmo más débil. Los incrementos de estas tres variables se mantuvieron generalizados, y todos los países cubiertos por el estudio registraron una expansión.

Perspectivas del sector
Las perspectivas para el sector manufacturero se mantuvieron positivas en mayo, y las empresas informaron que esperan que la producción (en balance) sea mayor en el plazo de doce meses. No obstante, el grado de optimismo cayó a su nivel más bajo desde septiembre de 2016.

En mayo, las restricciones en la capacidad permanecieron evidentes tanto en las empresas manufactureras como en las de sus proveedores. Los pedidos pendientes de realización en las fábricas aumentaron por trigésimo séptimo mes consecutivo, aunque el ritmo de incremento disminuyó hasta su nivel más bajo desde septiembre de 2016. Los retrasos en los plazos de entrega de los proveedores siguieron siendo generalizados y estuvieron entre los más altos registrados en la historia del estudio, aunque la incidencia de retrasos fue la más baja desde septiembre del año pasado.

El continuo crecimiento del sector manufacturero y el aumento asociado de los pedidos pendientes de realización animaron a las empresas a expandir aún más el empleo en mayo. Los niveles de personal aumentaron por cuadragésimo quinto mes consecutivo. No obstante, de manera similar a las tendencias de la producción y de los nuevos pedidos, la tasa de crecimiento del empleo cayó hasta su mínima de 14 meses.

Todos los países estudiados aumentaron sus niveles de personal, y los incrementos más pronunciados se registraron en Austria, los Países Bajos y Alemania. No obstante, solo Francia, España y Grecia registraron un ritmo más rápido de la contratación que en abril.

En mayo, la tasa de inflación de los precios de los insumos a la que se enfrentaron los fabricantes de la zona euro se mantuvo fuerte y se aceleró por primera vez desde enero pasado. Por el contrario, la inflación de los precios cobrados se ralentizó hasta su mínima de cinco meses, aunque de todos modos se mantuvo muy por encima de su promedio histórico. Alemania registró el mayor aumento de los costes de los insumos y de los precios cobrados en mayo.

Según datos ofrecidos por el IHS Markit PMI® , las empresas del sector servicios español continúan beneficiándose del fortalecimiento de la demanda subyacente en febrero, por lo que los nuevos pedidos aumentaron fuertemente. Dicho incremento condujo a un acelerado aumento de la actividad comercial y a un nuevo fuerte crecimiento del empleo. De hecho, las empresas siguen confiando en que la actividad aumentará de nuevo durante los próximos doce meses. Con respecto a los precios, tanto los precios pagados como los precios cobrados han alcanzado tasas más altas en medio de unos mayores costes laborales y de una mayor capacidad para aumentar el precio de los servicios de buena calidad.

El índice de Actividad Comercial ajustado estacionalmente aumentó de un 56.9 registrado en enero a un 57.3 en febrero. Dicha subida señaló un fuerte incremento mensual de la actividad del sector servicios, que fue el más intenso desde julio del año pasado, de tal forma que la actividad ha aumentado ininterrumpidamente durante los últimos 52 meses. Mientras, el sector de Transportes y Almacenamientos registró el aumento más rápido tanto de la actividad comercial como de los nuevos pedidos en febrero.

Según los encuestados, el fortalecimiento de las condiciones del mercado ha sido fundamental para que la actividad aumentase en febrero, a la vez que ha apoyado el incremento de los nuevos pedidos. Los nuevos pedidos aumentaron fuertemente, aunque a un ritmo más débil que en enero, aunque este último aumento de los nuevos pedidos ha mantenido la actual secuencia de crecimiento a 55 meses.

El incremento de los nuevos pedidos dio lugar a una nueva acumulación de los trabajos atrasados por decimotercer mes consecutivo. No obstante, el ritmo de acumulación fue modesto.

En febrero se mantuvo el reciente y consistente crecimiento continuo del empleo, debido a que las empresas respondieron a las crecientes cargas de trabajo. También se informó de la contratación de más comerciales. Los niveles de dotación de personal han aumentado ininterrumpidamente durante los últimos 41 meses, donde las empresas de Intermediación Financiera han registrado el aumento más rápido del empleo.

Los encuestados prevén que el crecimiento de la actividad comercial continúe a lo largo de los próximos doce meses. El grado de optimismo disminuyó desde su máxima de siete meses registrada en enero, aunque de todos modos se situó por encima del promedio de la serie. Las empresas encuestadas comentaron que anticipan que las mejoras en las condiciones económicas en general apoyen el crecimiento de la actividad.

La tasa de inflación de tanto los precios de compra como los precios de venta se aceleró en febrero. Los precios pagados aumentaron fuertemente en medio de informes de mayores costes de personal, y este último incremento fue el más pronunciado desde septiembre de 2008. El sector de Hoteles y Restaurantes fue el que registró el aumento más rápido de los precios de compra.

La repercusión del aumento de los costes a los clientes dio lugar al decimosexto incremento mensual consecutivo de los precios cobrados en el sector servicios. De hecho, la tasa de inflación ha sido la más fuerte en poco más de 11 años. Según los encuestados, la mejora del poder de fijación de precios ha supuesto una mayor posibilidad de aumentar las tarifas en línea con la buena calidad de los servicios prestados.

 

La expansión económica en el sector servicios español cobró mayor ritmo al comienzo de 2018 ya que se han registrado incrementos más intensos de la actividad comercial y de los nuevos pedidos. La tasa de creación de empleo siguió elevada, mientas que la confianza empresarial alcanzó su máxima en siete meses. Por lo que respecta a los precios, la inflación de los costes y la de los precios cobrados alcanzaron sus máximas en varios años.
El índice de Actividad Comercial ajustado estacionalmente aumentó de 54.6 registrado en diciembre a 56.9 en enero. El marcado crecimiento de la actividad comercial fue el más rápido desde julio de 2017. La actividad se ha expandido ininterrumpidamente desde noviembre de 2013.
A juzgar por las respuestas de los encuestados, la mejora de las condiciones económicas desempeñó un papel fundamental en el fortalecimiento de las condiciones comerciales en enero, y se ha mencionado que el entorno económico positivo fue uno de los factores responsables de los aumentos observados en la actividad comercial y los nuevos pedidos.
El sector de Intermediación Financiera fue el que indicó los mejores resultados, puesto que registró los incrementos más intensos de la actividad comercial y del empleo y un aumento significativo de los nuevos pedidos.
Tal y como ha sucedido con la tendencia señalada por la actividad comercial, el crecimiento de los nuevos pedidos se aceleró en enero. Este último incremento fue el más acelerado de los últimos cuatro meses, extendiendo la secuencia actual de expansión a cuatro años y medio. Algunos colaboradores del panel indicaron una mejora en el número de turistas.
La expansión de los nuevos pedidos dio lugar a un nuevo aumento de los trabajos pendientes de realización, el duodécimo consecutivo. La última acumulación fue sólida, y la más marcada desde octubre del año pasado.
Los proveedores de servicios han mantenido un ritmo de contratación intenso en el comienzo de año, y la tasa de creación de empleo apenas ha cambiado frente a las observadas durante el último trimestre de 2017. Además de las mejoras de las condiciones económicas, también se han mencionado los planes de expansión de los negocios entre los factores que impulsaron el aumento de las plantillas.
Las presiones inflacionistas se intensificaron en enero, puesto que tanto los costes como los precios cobrados aumentaron a tasas más intensas. El aumento de los costes fue el más marcado desde septiembre de 2008. Por lo general los colaboradores del panel vincularon el aumento de los costes laborales al alza de los precios pagados, mientras que también se mencionaron aumentos de las tarifas de los proveedores y del coste del combustible.
El último aumento de los precios cobrados fue sólido y el más intenso desde marzo de 2007. La robusta demanda ayudó al poder de fijación de precios, por lo cual las empresas pudieron repercutir el aumento de los costes a sus clientes. El sector de Correos y Telecomunicaciones y el de Transportes y Almacenamientos fueron los que registraron los aumentos más intensos de las tarifas.
La confianza empresarial mejoró por segundo mes consecutivo en enero, recuperándose aún más frente a la mínima en catorce meses registrada en noviembre del año pasado. El optimismo fue el más alto desde junio de 2017. La mejora de las condiciones económicas fue el principal factor vinculado con las expectativas de que la actividad comercial se incrementará en los próximos doce meses, y alrededor del 53% de los encuestados prevén un crecimiento.

Los ingresos de las aseguradoras por la venta de pólizas ascendieron en 2017, a 63.392 millones de euros, prácticamente lo mismo que el año anterior. Diversos, salud y autos fueron los negocios del seguro que más crecieron en el último año, según ha publicado la Asociación Empresarial del Seguro, UNESPA.
De esta facturación, 33.992 millones de euros correspondieron al ramo de no vida y los 29.401 millones restantes al de vida, según muestran los datos provisionales recabados por Investigación Cooperativa de Entidades Aseguradoras, ICEA.
La facturación del ramo de no vida aumentó al acabar el ejercicio un 3,94% en términos interanuales. Esta mejora se basa en el tirón de todas las líneas de negocio, con mención especial de las pólizas denominadas “resto no vida” y salud. La partida de seguros denominada “resto no vida” –que engloba las pólizas más ligadas a la actividad económica– repuntó un 5,96%, hasta los 8.131 millones. Mientras, las pólizas de salud incrementaron su aportación un 4,24%, hasta los 8.058 millones de euros.
Las pólizas de automóviles y del ramo de multirriesgos tuvieron, igualmente, un desempeño destacado. Los seguros de motor aumentaron su facturación en un 3,37%, hasta los 10.922 millones; mientras que la categoría multirriesgos incrementó sus ingresos en otro 2,17%, hasta los 6.881 millones. Bajo este término se incluyen las pólizas de hogar, comunidades de vecinos, comercios e industrias.
El ahorro gestionado en productos de seguro de vida, medido a través de las provisiones técnicas, alcanzó los 183.519 millones de euros en el año. Este importe supone un incremento interanual del 3,21%, de acuerdo con las estimaciones de ICEA.

Los datos de diciembre muestran un nuevo impresionante resultado para el sector manufacturero español a finales de 2017. La producción aumentó fuertemente gracias a un sólido incremento de los nuevos pedidos. Para apoyar el crecimiento de la producción, las empresas continuaron aumentando el nivel de empleo y las compras a tasas elevadas.
Con respecto a los precios, el aumento del coste de las materias primas se trasladó en un nuevo incremento tanto de los precios de los insumos como de los precios cobrados, aunque a un ritmo ligeramente más lento.
La lectura principal IHS Markit PMI® del Sector Manufacturero español es un índice compuesto diseñado para proporcionar una indicación del comportamiento del sector manufacturero. Se deriva de cinco índices individuales: de nuevos pedidos, de producción, de empleo, de plazos de entrega de proveedores y de stocks de compras. Una lectura superior a 50.0 indica una mejora en general del sector.
El índice PMI registró 55.8 en diciembre, situándose ligeramente por debajo de 56.1, su máxima de casi 11 años registrada en noviembre, aunque sigue indicando una marcada mejora mensual de la “salud” del sector. Las condiciones empresariales se han fortalecido ininterrumpidamente durante los últimos 49 meses.
La causa principal de la mejora de las condiciones operativas fue el fuerte aumento de la producción. El ritmo de expansión se aceleró levemente hasta su máxima de 31 meses, y las empresas vincularon dicho crecimiento a una mayor demanda de los clientes.
La mejora de la demanda también fue mencionada por las firmas que registraron un aumento de los nuevos pedidos. Los nuevos pedidos se acrecentaron a un ritmo sólido, que a pesar de ello fue el más lento en tres meses. Mientras tanto, los nuevos pedidos para exportaciones aumentaron de nuevo fuertemente.
Los nuevos indicios de presión en la capacidad estuvieron subrayados por una nueva acumulación de los pedidos pendientes de realización, a pesar de la fuerte expansión de la producción registrada. En respuesta, los fabricantes se enfocaron en aumentar aún más la capacidad incrementando el empleo a una tasa fuerte, que fue una de las más rápidas de la historia del estudio hasta la fecha.
Las empresas también incrementaron fuertemente sus actividades de compra debido a un alza de los nuevos pedidos recibidos y a los esfuerzos en reponer las existencias. Como resultado, los stocks de compras aumentaron por cuarto mes consecutivo. Los stocks de productos terminados también se incrementaron durante el mes, aunque levemente.
Los fabricantes se enfrentaron a un nuevo aumento de los costes al realizar sus compras. En particular se mencionó que el acero y el petróleo aumentaron de precio. No obstante, la tasa de inflación disminuyó desde noviembre. Los precios cobrados también subieron a una tasa más lenta, aunque se ha registrado una inflación por decimoquinto mes consecutivo.
Los plazos de entrega de los proveedores se alargaron en su mayor medida desde agosto de 2013 en medio de una fuerte demanda de insumos combinada con una escasez de existencias en las unidades de los proveedores.
A finales de 2017 las empresas se mostraron positivas de que a lo largo de los próximos doce meses el crecimiento de la producción será mayor, y el optimismo alcanzó su máxima de tres meses. Dicho sentimiento positivo se basó principalmente en los pronósticos de aumento de las ventas.

Según el último análisis publicado por IHS Markit, las condiciones empresariales en el sector manufacturero español mejoraron en su mayor medida en casi 11 años en noviembre. El crecimiento de la producción alcanzó su máxima de dos años y medio, gracias a un nuevo marcado aumento de los nuevos pedidos. De hecho, los nuevos pedidos para exportaciones crecieron a un ritmo casi récord. Esta alza también se observó con respecto al empleo, que aumentó al ritmo más rápido desde abril de 1998.
Mientras tanto, la actividad de compras aumentó a uno de los ritmos más rápidos observados hasta la fecha. Dicho aumento en la demanda de insumos contribuyó a una escasez de materias primas, lo que a su vez provocó retrasos en las entregas de los proveedores. Los costes de los insumos también continuaron subiendo marcadamente durante el mes.
La lectura principal IHS Markit PMI® del Sector Manufacturero Español es un índice compuesto diseñado para proporcionar una indicación del comportamiento del sector manufacturero. Se deriva de cinco índices individuales: de nuevos pedidos, de producción, de empleo, de plazos de entrega de proveedores y de stocks de compras. Una lectura superior a 50.0 indica una mejora en general del sector.
El índice PMI subió desde 55.8 registrado en octubre hasta 56.1 en noviembre, mostrando su lectura más alta desde febrero de 2007. Las condiciones operativas han mejorado todos los meses durante los últimos cuatro años.
El ritmo de crecimiento de la producción manufacturera se aceleró por tercer mes consecutivo en noviembre, alcanzando su mayor nivel desde mayo de 2015. El fuerte aumento de la producción resultó en el tercer aumento mensual consecutivo de los stocks de productos terminados, registrando el incremento más rápido en nueve años.
El crecimiento de la producción refleja en gran medida el incremento de los nuevos pedidos. Los nuevos pedidos en total aumentaron marcadamente, aunque a un ritmo ligeramente más lento. Mientras tanto, el ritmo de expansión de los nuevos pedidos para exportaciones fue uno de los más rápidos desde que comenzó el estudio en febrero de 1998.
La creación de empleo también fue una de las más fuertes hasta la fecha, que sólo fue superada en los primeros tres meses del estudio. Los encuestados comentaron que contrataron más personal en respuesta al aumento de las cargas de trabajo y a las perspectivas de un mayor crecimiento en los próximos meses. Hubo indicios de presiones en la capacidad del sector en noviembre, a pesar de las fuertes contrataciones realizadas. Los fabricantes observaron que sus pedidos pendientes se incrementaron al ritmo más fuerte en seis meses.
Mientras tanto, los plazos de entrega de los proveedores continuaron aumentando considerablemente en medio de la escasez de materias primas y la fuerte demanda de insumos. La actividad de compras entre los fabricantes aumentó al ritmo más rápido desde mayo de 1998. Los stocks de compras aumentaron en consecuencia. Los precios de compra siguieron aumentando a un ritmo vertiginoso, y se mencionó que los productos como el aluminio, el papel y los plásticos entre otros, han aumentado de precio. Como resultado, la inflación del precio de venta se aceleró hasta su máxima de cuatro meses. Las empresas en general prevén que el crecimiento continuará a lo largo de los próximos doce meses. El grado de optimismo aumentó respecto de su mínima de dos años registrada en octubre.

El último informe de Markit sobre el Índice PMI Compuesto de la Actividad Total de la Zona Euro marca un nivel de 52,9, lo que supone una bajada de dos décimas respecto a junio y marca el mínimo de los últimos dieciocho meses. Además, señala una atenuación marginal del ritmo de crecimiento de la producción manufacturera y de la actividad del sector servicios.

Antonio Cobo, Presidente de ANFAC y Mario Armero, Vicepresidente Ejecutivo de la Asociación han presentado hoy las cifras del sector automovilístico.
Fiscalidad
El automóvil contribuyó a la Hacienda Pública en 2015 con 25.807 millones de €, un 0,4% más que en el año anterior. Especial relevancia tuvo el capítulo de IVA en la adquisición de vehículos, que se incrementó un 22,3% respecto al ejercicio anterior, alcanzado los 3.526 millones de €. En relación al uso del vehículo destaca el consumo de carburante, una partida que aporta 18.716 millones de € a las Arcas Públicas, pero que este año, como consecuencia de la bajada del crudo la aportación ha sido un 2,5% menor.

Facturación
Como consecuencia del incremento de las exportaciones y del valor añadido de los propios vehículos exportados, así como un aumento significativo del mercado interior, la facturación del conjunto de marcas de vehículos que operan en España ascendió el pasado ejercicio a 60.855 millones de €, un 18,3% más que en 2014. Si a esta cifra, sumamos la facturación del sector de componentes (32.000 millones de €), el resultado es que la facturación conjunta de vehículos y piezas suma 92.000 millones de €.
Participación en el PIB
La industria de automoción continúa incrementado su participación en el PIB español. La fabricación de vehículos y componentes representa ya un 8,7% del PIB español, es decir 9 décimas más que en 2014. Si a esto sumamos las actividades de comercialización, postventa, servicios financieros, seguros, etc., la participación del automóvil en el PIB español se eleva hasta el 10%.
Empleo
El empleo en las factorías y también en las concesiones continúa al alza. El sector del automóvil representa ya un 9% de la población activa, 3 décimas más que en el ejercicio anterior. El empleo en fábrica muestra una altísima calidad y estabilidad. El 83% de los contratos en factorías siguen siendo indefinidos.
Exportaciones
Las exportaciones de vehículos continúan siendo un renglón elemental del impulso del sector. El sector de automoción representa el 18% de las exportaciones españolas, es decir, siete décimas más que en ejercicio anterior.
Superávit Comercial
El automóvil es el sector que mejor balance comercial presentó en el año 2015. Se alcanzó un superávit comercial de 17.196 millones de €.


Parque
Los Planes PIVE moderaron durante 2015 el continuo envejecimiento del parque de turismos. No obstante, la antigüedad del parque de turismos en España se situó el año pasado en 11,6 años de media, frente a los 11,3 años de 2014. Para poder incrementar el ritmo de descenso de la edad media del parque es necesario mantener un mercado por encima de 1,2 ó 1,3 millones de turismos al año.

Página 1 de 2

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook