El brote de COVID-19 genera el declive más intenso de la actividad empresarial jamás registrado

A juzgar por los datos de la encuesta preliminar del PMI®, la actividad empresarial de la economía de la zona euro sufrió una caída sin precedentes en marzo a medida que se intensificó el brote del coronavirus.

Al registrar una lectura de 31.4 en marzo, el Flash del Índice PMI® Compuesto de la Actividad Total de la Zona Euro de IHS Markit se desplomó frente al 51.6 registrado en febrero, indicando la mayor caída mensual de la actividad empresarial desde que se comenzaron a recopilar datos comparables en julio de 1998. La mínima anterior fue observada en febrero de 2009, cuando el índice alcanzó 36.2.

Mientras que el crecimiento se había acelerado modestamente en los dos primeros meses del año, en marzo se observaron problemas generalizados para la actividad comercial provocados por las medidas cada vez más estrictas para contener el contagio del brote del coronavirus 2019 (COVID19).

El sector servicios se vio especialmente afectado, principalmente en los sectores orientados al consumidor como por ejemplo, el de los viajes, el del turismo y el de los restaurantes. El índice de actividad comercial del sector servicios bajó poco más de 24 puntos, de 52.6 registrado en febrero a 28.4, superando la mínima anterior de la encuesta de 39.2 (registrada en febrero de 2009) por amplio margen.

En el sector manufacturero se ha observado una caída menos severa, aunque de todos modos intensa, de la producción. El indicador de la producción industrial de la encuesta cayó poco más de nueve puntos, de 48.7 a 39.5, registrando la mayor contracción mensual de la producción desde abril de 2009.

Se observaron nuevas mínimas para otras variables de la encuesta puesto que el virus afectó la demanda tanto de productos como de servicios.

Los volúmenes de nuevos pedidos recibidos se redujeron con la mayor intensidad registrada hasta la fecha, hecho vinculado en parte con una caída récord de los nuevos pedidos para exportaciones* a medida que los flujos comerciales transfronterizos se paralizaron. Una reducción récord de la demanda de servicios se vio acompañada de la caída más intensa de los pedidos de productos desde abril de 2009.

Las expectativas respecto a la actividad total futura también se deterioraron intensamente, hasta alcanzar su mínima histórica, observándose niveles récord de pesimismo respecto de los próximos doce meses tanto en el sector manufacturero como en el sector servicios.

Las caídas sin precedentes de la demanda y del sentimiento empresarial impulsaron el mayor recorte mensual de empleo desde julio de 2009. El empleo en el sector servicios se recortó al ritmo más intenso desde mayo de 2009, mientras que los productores recortaron sus plantillas con una intensidad que no se había vuelto a ver desde julio de 2012.

Además del intenso deterioro de las condiciones de la demanda durante el mes, el desempeño de las cadenas de suministro también empeoró. Desde que comenzó la encuesta del sector manufacturero a mediados de 1997, sólo se vieron demoras en las cadenas de suministro más generalizadas que las indicadas en marzo en otro mes (mayo de 2000).

Sin embargo, mientras que en la mayoría de las otras ocasiones en que hubo problemas de suministro se registraron aumentos de precios debido a que la demanda superó a la oferta, en marzo los precios industriales cayeron con una intensidad no observada en cuatro años puesto que las empresas ofrecieron descuentos para fomentar las ventas y reducir sus inventarios.

También se indicaron generalizadamente descuentos similares en el sector servicios, donde los precios medios cobrados cayeron al ritmo más intenso desde enero de 2010, respaldados por el incremento más tenue de los costes observado durante este periodo. A menudo se vinculó la reducción de los costes a la caída de los costes del
empleo y la baja de los precios del combustible.

Los precios medios conjuntos cobrados por los productos y servicios cayeron por primera vez desde agosto de 2016, registrando el declive más intenso desde enero de 2010.

La estimación Flash por lo general se basa en aproximadamente el 85 % del número final de respuestas recibidas cada mes y abarca todos los países incluidos en las lecturas finales del PMI. Sin embargo, sólo se publican los datos nacionales de Francia y Alemania.

La actividad comercial de las empresas francesas se contrajo al ritmo más intenso en casi veintidós años de recopilación de datos y el Flash del PMI compuesto decayó de 52.0 registrado en febrero a 30.2. Un declive récord de la actividad del sector servicios fue acompañado de la caída más marcada de la producción manufacturera desde
marzo de 2009.

Por otra parte, el índice equivalente para Alemania se precipitó de 50.7 registrado en febrero a 37.2, señalando una caída más débil que Francia pero de todos modos alcanzó su mínima desde febrero de 2009. En Alemania se observó un deterioro récord de la actividad del sector servicios y la caída más intensa de la producción manufacturera desde julio de 2012.

El resto de la zona euro indicó un declive aún más intenso que el observado en Francia y Alemania, impulsado por la caída más marcada de la actividad del sector servicios jamás registrada, aunque la producción del sector manufacturero también se contrajo al ritmo más acelerado en casi once años.

Modificado por última vez en 26/03/2020

Comparta este artículo

Etiquetado como

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter