Es renovable, es reciclable, es biodegradable… es papel

El consumidor responsable del siglo XXI busca bioproductos naturales, renovables, reciclables y biodegradables que sean bajos en carbono.

Por CARLOS REINOSO. DIRECTOR GENERAL DE ASPAPEL (ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE FABRICANTES DE PASTA, PAPEL Y CARTÓN)

Y pocos productos cumplen estos requisitos como los productos papeleros, que están sustituyendo crecientemente en numerosas aplicaciones a productos intensivos en carbono procedentes de fuentes no renovables. Lo hemos visto muy claramente con las bolsas de papel y lo estamos viendo también en todo tipo de envases y en un gran número de productos para aplicaciones concretas como pajitas para bebidas hechas de papel, cápsulas monodosis de café 100% compostables, bandejas alimentarias para restauración, catering y comida para llevar que son compostables en 90 días y un largo etcétera.

La del papel es una bioindustria doblemente circular: renovabilidad y reciclabilidad combinadas aúnan la circularidad natural (materias primas que no se agotan, que se regeneran y se vuelven a plantar) con la circularidad social e industrial del reciclaje (ciudadanos que tras el uso de los productos colaboran con las administraciones y la industria en su recuperación y reciclaje).

Un aspecto especialmente reseñable de la cadena del papel es el carácter local de las materias primas utilizadas.

El 96% de la madera y el 73% del papel para reciclar que utiliza como materias primas la industria papelera española son de carácter local. Se trata de madera procedente de plantaciones locales de pino y eucalipto y de papel usado para reciclar recogido en España.

Y el pequeño porcentaje de materias primas no locales (un 4% de la madera y un 27% del papel para reciclar) procede de países europeos limítrofes.

MADERA PRECEDENTE DE PLANTACIONES, MAYORITARIAMENTE CERTIFICADA

La totalidad de la madera utilizada por el sector proviene de aprovechamientos legales y de controlada trazabilidad. Además, en un alto y creciente porcentaje es madera con certificación de gestión forestal sostenible (FSC y/o PEFC): la madera certificada consumida por el sector asciende al 59%. Están certificados el 100% de las fábricas de celulosa y de los proveedores de celulosa, el 92% de los proveedores de madera del sector y el 62% de las fábricas de papel. Y por lo que se refiere a los productos, el 68% de la celulosa de mercado y el 63% del papel puesto en el mercado están certificados.

Las 523.361 hectáreas de plantaciones donde se cultiva la madera para fabricar papel en España son grandes sumideros de CO2, con 48 millones de toneladas de CO2 equivalente fijadas. Estas plantaciones están continuamente replantándose y regenerándose y dan empleo directo a 5.513 personas, a las que hay que sumar 17.697 empleos indirectos.

LA INDUSTRIA PAPELERA ESPAÑOLA, LA TERCERA MÁS RECICLADORA DE EUROPA

La industria papelera española realiza además un ciclo virtuoso de aprovechamiento sostenible de la materia prima. El 70% de la materia prima empleada por la industria papelera española es fibra reciclada y el 30% fibra virgen de madera mayoritariamente certificada.

Sumamos a una materia prima renovable —la madera— todo un ciclo de aprovechamiento a través del reciclaje masivo de los productos papeleros.

Las fábricas papeleras españolas reciclaron 4.893.600 toneladas de papel usado en 2018. En la UE, somos el tercer país más reciclador en volumen de papel reciclado, superados solo por Alemania y Francia.

Nuestra industria papelera, gracias a esta gran capacidad recicladora, garantiza el reciclaje en España de todo el papel y cartón recogido selectivamente, que cumpla con los estándares europeos de calidad, es decir, con la norma europea UNE-EN 643.

La calidad del material recogido se convierte de este modo en la clave y el nuevo reto de la recogida y reciclaje de papel y cartón. Tan importante como recoger la mayor cantidad posible de papel y cartón es hacerlo con los requisitos de calidad necesarios para su efectivo reciclaje.

A través de la recogida selectiva municipal en los contenedores azules, puerta a puerta comercial y puntos limpios, y la recogida que realizan operadores privados en grandes superficies de distribución, industrias, imprentas, etc. se han recogido en España para su reciclaje 4,5 millones de toneladas de papel usado en 2018, que equivaldría a 45 grandes estadios de fútbol llenos hasta arriba de papel y cartón.

LA FÁBRICA PAPELERA, UNA FÁBRICA MEDIOAMBIENTALMENTE EFICIENTE

Por otra parte, el sector de pasta y papel tiene una larga trayectoria en la valorización de sus residuos de proceso y subproductos. Actualmente el 81% de los residuos del proceso papelero se convierten de nuevo
en recursos en el uso agrícola o como compost, reciclados como materia prima en otras industrias o bien vía valorización energética en la propia fábrica.

Continúa... Puedes leer el artículo completo (y mucho más contenido de la Revista Gestión de Compras) en el área para ASOCIADOS. Pincha aquí: REVISTA GESTIÓN DE COMPRAS

Modificado por última vez en 10/02/2020

Comparta este artículo

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook