Balanza de pagos: la mejoría del saldo exterior se frena levemente hasta enero

El pasado mes de enero, la balanza por cuenta corriente registró déficit por primera vez en nueve meses (-664 millones de euros). Sin embargo, éste es un hecho habitual en dicho mes y, en todo caso, se trata del segundo mejor enero desde 1994, sólo por detrás del de 2015 (-426 millones).

En términos acumulados de 12 meses el superávit por cuenta corriente se sitúa por debajo de los 15.000 millones de euros por primera vez desde agosto de 2015; en concreto, 14.909 millones (1,4% del PIB, nivel similar al del cierre del pasado año).

Aunque el pasado mes de enero aumentó el déficit de la balanza por cuenta corriente (+55,9% interanual), el dato (-664 millones de euros) es el segundo mejor en dicho mes en más de dos décadas.

La corrección de los déficits energético y, en menor medida, de rentas fue más que compensada por el deterioro del superávit de turismo y, especialmente, de la balanza de bienes no energéticos.

Por lo que respecta a la balanza financiera, se registraron entradas netas de capitales por cerca de 16.000 millones de euros, el doble que en enero de 2015. Destaca la inversión directa recibida (1.876 millones) y, en especial, la inversión de cartera (9.139 millones).

Por último, aunque a lo largo del pasado año se moderó la senda alcista de la deuda exterior bruta, ésta registró un nuevo máximo al superar los 1,81 billones de euros, un 4,6% más que en 2014 y que equivale al 167,9% del PIB, 1,3 puntos más que un año antes. No obstante, la deuda externa en términos netos se redujo por vez primera en tres años, un 1,7% hasta 978.321 millones, el 90,5% del PIB (95,6% al cierre de 2014).


Al deterioro del superávit corriente en enero contribuyeron la balanza de turismo, cuyo saldo positivo se redujo por primera vez en cuatro meses (-4,1% interanual), y, sobre todo, la balanza de bienes no energéticos, que se sigue deteriorando: registró el quinto déficit en los últimos seis meses (-750 millones de euros, un 29,5% superior al de enero de 2015). Por su parte, el déficit energético se redujo un 18,9% interanual, la menor caída desde junio de 15, pero la cifra (1.636 millones) es la más baja en un mes de enero desde 2005. En cuanto a la balanza de rentas, su déficit se redujo un 7,5% hasta 1.303 millones, el más bajo en este mes desde 2000.

Dentro de la balanza de bienes y servicios, las exportaciones crecieron un 2,2%, el ritmo más bajo desde octubre de 2015, impulsadas por las ventas de bienes no energéticos, que crecieron un 3,4%, en contraste con las de productos energéticos, que intensificaron su ajuste (-26,3%); mientras, los ingresos por turismo crecieron al menor ritmo en casi dos años (+1,3%). Por lo que respecta a las importaciones, también se ralentizaron, aunque crecieron por encima de las exportaciones (+3,7%): contrasta el elevado dinamismo que mantienen los pagos de turismo (+13,5%) con las compras de bienes, donde las energéticas siguen cayendo con fuerza, aunque lo hacen al menor ritmo en siete meses (-21%), mientras las del resto de bienes registran el menor avance desde agosto de 2014 (+4,3%).

Por lo que respecta a la balanza de rentas, los pagos vuelven a caer (-0,4%) y los ingresos crecen un leve 1,5%, el primer dato positivo en tres meses.

Al deterioro de la balanza corriente se añade el mal comportamiento de la balanza de capital, que registró un déficit de 503 millones de euros, el peor dato de la serie en este mes (superávit de 141 millones en enero de 2015). En consecuencia, la economía registró necesidad de financiación por 1.166 millones, cuatro veces más que el año anterior.

La balanza financiera (excluido el Banco de España) contabilizó entradas netas de capitales, algo que no sucedía desde agosto del pasado año; la cifra (15.978 millones de euros), además, duplica la del mismo mes de 2015. Como resultado, la posición deudora neta del Banco de España frente al exterior se redujo en 6.667 millones.

Las abultadas entradas netas de capitales de enero procedieron, básicamente, de las inversiones de cartera (7.915 millones, casi tres veces menos que en enero de 2015) y, sobre todo, de las otras inversiones (9.533 millones, el mejor dato en tres años en un mes de enero, aunque fruto de las elevadas desinversiones de españoles en el exterior). En cuanto a las entradas netas de inversiones de cartera, se explican por las mayores inversiones de extranjeros en España: 9.139 millones, frente a unas inversiones de españoles en el exterior de 1.224 millones; en ambos casos se registran intensas caídas respecto al año anterior (-71,5% y -88,7%, respectivamente).

Por otro lado, desde mediados de 2014 la posición deudora neta de la economía muestra una senda descendente, sólo interrumpida en el primer trimestre del pasado año; de este modo, cerró el año pasado en
978.321 millones, un 0,5% menos que en el tercer trimestre de 2015 y un 1,7% por debajo de 2014, lo que supone el primer descenso en tres años. Dicha cantidad equivale al 90,5% del PIB, 5,1 puntos menos que al cierre de 2014.

Por lo que respecta a la deuda exterior en términos brutos, en el cuarto trimestre del pasado ejercicio apenas se redujo un 0,1% trimestral; en términos interanuales aumentó con cierta intensidad (+4,6%), si bien se trata del menor ritmo en año y medio: la cifra final superó los 1,81 billones de euros, el 167,9% del PIB, 1,3 puntos por encima del cierre de 2014.

El año pasado aumentó con fuerza la deuda de las AA.PP. y, especialmente, la del Banco de España (+10% y +33,1%, respectivamente), mientras que la del sector privado no financiero se redujo un 5,9%; en el caso de las instituciones financieras, el volumen final fue un 5,7% inferior al del ejercicio anterior. En términos de PIB, tanto el sector privado (28,1%) como las instituciones financieras (40,7%) se encuentran en niveles inferiores a los de 2008 (9,4 y 28,2 puntos menos), al contrario que las AA.PP. (51%, 29,6 puntos más) y el Banco de España (27,8%, +24 puntos).

Modificado por última vez en 06/04/2016

Comparta este artículo

Etiquetado como

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook