Índice de Gestión de Compras (PMI): La economía española sufre una severa desaceleración en el segundo trimestre

Los esfuerzos para combatir la propagación y el impacto del brote de la COVID-19 están restringiendo notablemente la actividad económica en España en el segundo trimestre de 2020. No obstante, hay indicios tentativos de recuperación puesto que las medidas de confinamiento comienzan a levantarse.

Dicha desescalada estuvo subrayada por los últimos datos del índice PMI, que mostró un aumento en su respectivo Índice PMI Compuesto de Actividad Total hasta alcanzar 29.2 con respecto de su extrema mínima récord de 9.2 registrada en abril.

Mientras que el índice, que es un promedio ponderado del PIB de los índices PMI del sector manufacturero y del sector servicios comparables, se suma a la opinión de que la economía española probablemente experimentará una contracción en el PIB del segundo trimestre de al menos -10%, tras el declive de -5.2% observado durante el primer trimestre del año, el alza del índice PMI indica que España está pasando por lo peor de la crisis.

De hecho, a medida que España levanta aún más las restricciones relacionadas con la COVID-19, y retorna la demanda de bienes y servicios, los índices PMI deberían aumentar aún más y señalar el comienzo de una recuperación real para España de la devastadora desaceleración observada en la primera mitad de 2020.

No obstante, las esperanzas de que la recuperación será rápida o tomará la llamada "forma de V" se están disipando. El empleo está reduciéndose drásticamente, y las empresas informan que, a medida que las cargas de trabajo disminuyen notablemente, los contratos laborales no se están renovando y se están produciendo despidos. Aunque no fue tan severo como el récord de abril, el último recorte en los niveles de dotación de personal del sector privado fue el segundo más fuerte registrado en la historia del estudio.

De hecho, la confianza empresarial sigue siendo extremadamente moderada. A pesar de haber mejorado en mayo con respecto de abril, el sentimiento volvió a estar dentro del territorio negativo, ya que hay más empresas que prevén una disminución de la producción / actividad empresarial durante los próximos doce meses que las que anticipan un aumento. Las firmas encuestadas vincularon nuevamente el pesimismo neto con el brote de la COVID-19 y la preocupación asociada al impacto a largo plazo en la demanda y la actividad.

En general, la continua pérdida de empleo y el persistente pesimismo entre las empresas apuntan a un largo camino por recorrer para que la actividad económica regrese a los niveles observados previos a la COVID-19. De hecho, IHS Markit proyecta actualmente una caída en el PIB del -11,2% para el 2020, seguido de un crecimiento modesto de +3,6% en 2021. Dicha leve recuperación significa que la tasa de desempleo en España seguirá siendo elevada al +16,4% el próximo año, habiendo alcanzado su punto máximo de +18,9% en 2020.

Fuente: IHS Markit

*Si desea más información, colaborar en los estudios del PMI de España elaborados por IHS Markit y recibir los informes económicos completamente gratuitos, visite la web: www.markiteconomics.com
 

Modificado por última vez en 26/06/2020

Comparta este artículo

Etiquetado como

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter