La economía de la Zona Euro sufre una nueva caída récord

La pandemia de la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) continuó teniendo un impacto severo en la economía del sector privado de la zona euro en abril, hecho subrayado por el Índice PMI® Compuesto de Actividad Total de la Zona Euro que cayó a un nuevo mínimo de la serie en abril (13.6), una lectura por debajo del récord anterior de 29.7 registrado en marzo.

Debido a la prolongación de las restricciones impuestas para las actividades económicas no esenciales en la región, la contracción severa y sin precedentes de la actividad total se repitió a nivel sectorial. Tanto la producción del sector manufacturero como la actividad del sector servicios registraron caídas récord en abril, y las empresas de servicios volvieron a registrar la contracción más fuerte.

A nivel nacional, todos los países para los que se dispone de datos del sector manufacturero y del sector servicios sufrieron contracciones récord del estudio de la producción y de la actividad. Hubo alguna variación en los ritmos de contracción de las economías del sector privado. Los peores resultados se registraron en España e Italia, seguidas de Francia. Alemania e Irlanda registraron las cifras más altas del índice PMI compuesto.

Las restricciones vigentes para paliar el brote de la COVID-19 condujeron no solo a un declive considerable de la actividad total, sino también, como era de esperar, a una caída abrupta y sin precedentes en los niveles de nuevos pedidos recibidos por las empresas de la zona euro. El estudio de abril también indicó que los nuevos pedidos para exportaciones disminuyeron a un ritmo récord de la serie.

Debido a la fuerte reducción en los niveles de nuevos pedidos recibidos, las empresas encuestadas observaron una caída pronunciada y acelerada de los pedidos pendientes en abril. Los trabajos por completar han disminuido por decimocuarto mes consecutivo, y la última contracción fue sin duda alguna la mayor en la historia de la serie.

La destrucción de empleo aumentó en abril, y el nivel de empleo en general cayó por segundo mes consecutivo. Aunque algunas empresas comentaron que solicitaron despidos temporales para sus trabajadores, la reducción neta en los niveles de personal fue la más fuerte jamás registrada en casi veintidós años de recopilación de datos. Las empresas que operan en España e Irlanda registraron las mayores destrucciones del empleo.

Los recortes en los niveles de personal no solo fueron en respuesta a las decepcionantes tendencias de la actividad total actual, sino que también reflejaron la gran incertidumbre relativa al futuro.

La encuesta de abril mostró que las expectativas comerciales con respecto a los próximos doce meses cambiaron poco frente al mínimo histórico de la encuesta registrado en marzo. Muchas empresas indicaron una persistente preocupación sobre el impacto a largo plazo del brote de COVID19 en la demanda y la actividad total.

Por último, los datos de los precios indicaron reducciones marcadas de los costes operativos de las empresas y de las tarifas. La reducción del precio de los productos y servicios relacionados con el petróleo, junto con la disminución de los costes laborales, disminuyeron los gastos operativos al ritmo más rápido desde julio de 2009. Los precios medios cobrados se redujeron a la tasa más fuerte en casi once años.

Fuente IHS Markit 

Comparta este artículo

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter