Covid-19: un desafío para las compras y la gestión del riesgo de la cadena de suministro

La rápida propagación del coronavirus presenta importantes problemas de salud. Además del impacto humano, también tiene un impacto comercial considerable a nivel global. Como los virus no conocen fronteras, los impactos continuarán extendiéndose. De hecho, el 94 por ciento de los Fortune 1000 ya están viendo interrupciones por el COVID-19.

Por Gonzalo Fornos. Presidente AERCE Euskadi y Director Procurement Advisory en KPMG España

Este desafío actual es un ejemplo que nos permite tener una visión más detallada de las operaciones y las cadenas de suministro, y a su vez, de la importancia en el desarrollo de relaciones más colaborativas y resilientes con proveedores críticos. Las relaciones corporativas duraderas y el grado de agilidad implícito en los modelos operativos son los que pueden ayudar a las organizaciones a fortalecer la preparación general ante cualquier interrupción.

Tomemos como ejemplo los restaurantes que respondieron a la disminución del flujo de clientes a sus establecimientos adaptando sus modelos operativos, centrándolos en el cliente, que hicieron posible llevar el almuerzo al domicilio y extender esto a la entrega de paquetes corporativos.

Los factores desencadenantes de este desafío pueden ayudar a las organizaciones a detectar oportunidades dentro de su actual modelo operativo.

Este artículo tiene como objetivo ayudar a comprender su exposición al COVID-19 (una disrupción) y, lo que es más importante, posicionar su cadena de suministro para que sea resistente frente a futuras amenazas e interrupciones.

Las empresas con amplia presencia internacional o vínculos directos con las áreas afectadas deben tomar medidas inmediatas y, para ello, es necesario contemplar todos los posibles factores de riesgo, desde los proveedores a los diferentes Tier-n y distribuidores, determinando además si éstos también han realizado una evaluación similar que pueda exponer a la compañía de forma indirecta. De este modo, la compañía podrá determinar posibles contingencias y sobrecostes, y desarrollar un Plan de Gestión de Riesgos de la Cadena de Suministro que cubra todos los posibles escenarios que plantea este desafío.

Y, por descontado, en la gestión de riesgos de la cadena de suministro extendida, las áreas afectadas son:

  • La gestión y fidelización de la demanda (origen de la necesidad)
  • La gestión de proveedores
  • El transporte y la logística
  • La gestión de contratos
  • La gestión de inventarios
  • La gestión de la facturación y los pagos
  • El control presupuestario

Y sobre estas áreas debe actuar la Gestión de las Compras y Aprovisionamientos y la Gestión de las Operaciones, contando necesariamente con una visión del gasto end-to-end transparente, trazable e integrada en el plano del contrato, del proveedor, del artículo y de la cadena de operaciones.

Ahora

  • Comprender los riesgos clave en todas las operaciones y la cadena de suministro
  • Movilizar equipos para gestionar en primer lugar la respuesta a la crisis y, en segundo lugar, centrarse en la evaluación de la cadena de suministro y la gestión de riesgos.
  • Evaluar si sus estructuras de gobierno corporativo son los adecuados para tomar decisiones clave rápidamente.
  • Llevar a cabo una planificación de escenarios comerciales y financieros en los casos de 1) una recuperación rápida, 2) una desaceleración global o 3) una posible recesión.

 Corto Plazo

  • Planificar acciones de mitigación de los riesgos en todas las operaciones y en la cadena. de suministro, evaluando los impactos en el transporte marítimo, aéreo y terrestre.
  • Asegurar que las comunicaciones se realicen con los principales clientes y stakeholders.
  • Revisar y evaluar el impacto en la planificación y gestión de las personas.
  • Revisar los impactos por fases de la cadena de valor según su sector.
  • Revisión de los contratos activos con proveedores críticos.

Continuo - Medio plazo

  • Crear una cadena de suministro global ágil, resiliente y transparente.
  • Comprender e implementar la automatización digital y de procesos para mitigar el impacto de la interrupción.
  • Desarrollar e implementar prácticas mejoradas de gestión de la relación con los proveedores (diferenciando los más críticos con los que desarrollar estrategias de colaboración más intensas).
  • Desarrollar iniciativas de mejora de la gestión de riesgos y de la cadena de suministro.
  • Replanteamiento de las estrategias de make or buy y de re-shoring (fabricación en casa)
  • Mayor alineamiento con áreas financieras para el cuidado de la caja a través de la gestión eficiente de inventarios y condiciones de pago

Como conclusión, la función de Compras y de la gestión de la cadena de suministro debe aprender de situaciones de disrupción como la actual y contribuir al fortalecimiento de las operaciones. Y, desde luego, existe un consenso total en que la gestión de riesgos en la cadena de suministro será una tarea que cobrará mucha mayor relevancia en el futuro.

Modificado por última vez en 31/03/2020

Comparta este artículo

Etiquetado como

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter