RSE en el departamento de Compras, una asignatura pendiente

Hoy en día, la Responsabilidad Social Corporativa ha pasado a ser uno de los recursos estratégicos con mayor rendimiento e importancia del mercado.

Por JON PATXI LERGA. DIRECTOR GENERAL DE GRUPO SIFU

Aquellas organizaciones que incluyen dentro de sus estrategias de negocio metodologías y prácticas asociadas a la RSC tendrán un impacto positivo de manera global que se verá reflejado tanto en el negocio y
como en la sociedad.

Para llevar a cabo una gestión empresarial responsable será de vital importancia que el Departamento de Compras esté alineado en la dirección correcta de consecución de objetivos plenamente responsables,
es decir, que lleve a cabo una integración de prácticas responsables dentro de la cadena de suministro, cuyo objetivo principal debe ser la hoja de ruta de la dirección de las empresas.

El Departamento de Compras suele ser el gran desconocido de las empresas, a pesar de ello, la compra de bienes y servicios se convierte en uno de los factores que más peso tiene en los costes de una organización.

Por lo que llevar a cabo mejoras que recaigan en el coste de las compras incide de forma positiva en sus resultados económicos. Así, una gestión eficaz de las compras ofrece la posibilidad de generar
ventajas competitivas que permiten a la empresa conservar su rentabilidad y viabilidad.

La RSC desde el punto de vista del Departamento de Compras no es independiente a la organización, es decir, la responsabilidad social que debe seguir es la política que la compañía aplica en toda ella.

INTEGRACIÓN PLENA DE LA RSC EN LA CADENA DE SUMINISTROS

Mediante la RSC, la empresa busca introducir mecanismos que les garanticen una sostenibilidad económica, social y ambiental. De esta manera, una impecable gestión ética y responsable dentro de la
cadena de suministros será una pieza fundamental en el desarrollo de la estrategia de RSE, por ello, no podemos hablar de Compras y Responsabilidad Social Corporativa como entes separados, sino más bien
paralelos.

Asimismo, el Departamento de Compras debe preocuparse principalmente de su cadena de suministros, es decir, vigilar todo el proceso de la cadena porque cualquiera puede tener conciencia de lo que
se realiza en su organización, pero si no controlas lo que están haciendo tus proveedores o las alianzas que se posean puede volverse en contra de la compañía.

Como es bien sabido, la RSC es universal pero no obligatoria. Así, aquellas empresas que apuestan por incluirla en su organización deberán basarse siempre en la parte Ambiental, Social y la del buen Gobierno
para establecer las políticas que concuerden con sus grupos de interés.

Primero se analizarán sus circunstancias y las del entorno empresarial con el objetivo de estudiar sus responsabilidades. Una vez identificadas las diferentes responsabilidades (fortalezas, necesidades o debilidades)
se procederá a su evaluación. Tras valorar las responsabilidades, la organización diseñará el programa de actuación que desea e implementará la estrategia más afín a sus valores. Finalmente se establecerán unos KPIs o indicadores, que tendrán que ser examinados para ver dónde se está llegando, y después comunicarlo al resto de la organización.

El hecho de incluir una política de compras sostenible es una pieza fundamental para el desarrollo de una política de RSE en la empresa, ya que, significa la integración de numerosas ventajas para la misma: beneficios
económicos, sociales y ambientales.

Una vez se aplica la política de RSE, la empresa puede certificarse a través de la norma ISO 20400 (compras sostenibles), para asegurar que el Departamento de Compras está siguiendo la política que
ha establecido, para, además, verificar que el departamento ha estudiado a todos sus partners. Asimismo, dentro de la línea que marque la compañía, sus proveedores deben seguir los mismos pasos. Es decir,
si la organización decide que todas las compras tienen que ser sostenibles sus partners deberán seguir esta línea, pero no porque sea obligatorio llevarlo a cabo, sino porque es la política que la compañía ha decidido
establecer.

Otro punto importante es la exigencia de la homologación de los proveedores con los que trabaja la compañía, los cuales siempre deberán estar alineados con las políticas y los valores de RSC por los que se
mueve la empresa. Desde Grupo SIFU se cuenta con una homologación propia que se lleva a cabo a través de la certificación de la ISO y que sigue los criterios establecidos por la propia compañía.

Continúa... Puedes leer el artículo completo (y mucho más contenido de la Revista Gestión de Compras) en el área para asociados. Pincha aquí: REVISTA GESTIÓN DE COMPRAS

Comparta este artículo

Etiquetado como

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook