Europa pone fin a la distribución de bolsas de plástico de forma gratuita

Tal y como publicaban recientemente en el portal Statista, desde el 1 de enero de 2018 los comercios españoles deben cobrar entre 3 y 30 céntimos por el uso de bolsas de plástico a sus clientes. Así, España aplica la Directiva 2015/720 de la Unión Europea que prohíbe distribuir este tipo de productos de forma gratuita. No obstante, los vendedores tenían de plazo hasta el 1 de marzo para aplicar la nueva norma. El objetivo de la Directiva es disminuir la cantidad de plástico generado en la Unión, que, como muestra la infografía de Statista, supera los 30 kg por persona al año en muchos países.

Así, según datos de Eurostat, un ciudadano de la UE genera de media 31,3 kg de plástico en envases. En el caso de España, esta cifra es ligeramente superior, con 31,75 kg por cabeza.

Además, tal y como informa el Ministerio de Agricultura y Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, a partir de enero de 2020 se prohibirá la venta de bolsas de plástico ligeras y fragmentables, con la excepción de las producidas con material compostable.

La excepción serán las bolsas de plástico muy ligeras detalladas anteriormente (aunque a partir de esta fecha deberán ser compostables), así como las bolsas más gruesas (de más de 50 micras) que podrán seguir entregando los comercios, previo cobro de las mismas, puesto que sus características permiten una mejor reutilización y deberán incorporar un contenido mínimo del 30% de plástico reciclado.

Desde el MAPAMA también señalan que las bolsas de plástico tienden a dispersarse transportadas por el aire como basura debido a su reducido peso, lo que genera contaminación en las masas de agua, las riberas del mar y de los ríos y el medio terrestre, con consecuencias graves sobre los ecosistemas asociados a esos medios. Los efectos sobre el medio ambiente se agravan en el caso de las bolsas de plástico fragmentable, que se disgregan en pequeñas partículas que son ingeridas por seres vivos.

Una bolsa de plástico tiene un uso útil medio de 12 minutos y puede tardar hasta 500 años en descomponerse en el medio ambiente. Se estima, además, que tan sólo el 35% de ellas se deposita en los contenedores amarillos para su reciclaje, y la mayoría dispersas en el medio ambiente.

Cabe destacar que durante la última década en nuestro país se ha reducido el consumo de bolsas de plástico prácticamente a la mitad, pasando de 317 bolsas por habitante en 2007 a 144 bolsas por habitante en 2014, según datos del sector, debido fundamentalmente a un cambio en las pautas de consumo de este envase, según datos del ministerio.

Antecedentes
Fue en marzo de 2015 cuando el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea, decidieron modificar la anterior Directiva 94/62/CE cuyo objetivo era prevenir o reducir el impacto en el medio ambiente de los envases y de sus residuos. Aunque las bolsas de plástico son envases en el sentido de dicha Directiva, esta no contenía disposiciones específicas sobre el consumo de esas bolsas, según indicaban en ese momento fuentes de la UE.

Tal y como se publicaba en el Diario Oficial de la UE, el 29 de abril de 2015, los niveles de consumo de bolsas de plástico producían unos altos niveles de basura dispersa, suponían un uso ineficaz de los recursos y era previsible que aumentasen si no se tomaban medidas. Destacaban que “las bolsas de plástico dispersas provocan contaminación en el medio ambiente y agravan el problema generalizado de la presencia de basura en las masas de agua, lo que supone una amenaza para los ecosistemas acuáticos a nivel mundial”.

Comparta este artículo

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitterFacebook