La importancia del Compliance en las relaciones internacionales

Por ENYA JUANHUIX CORRAL. RESPONSABLE DE COORDINACIÓN INTERNACIONAL WORLD COMPLIANCE ASSOCIATION

Es evidente que tras las principales referencias normativas en materia de compliance, como son la FCPA (Foreign Corrupt Practices Act of 1977), el Convenio Internacional de la OCDE en materia de Lucha contra la Corrupción (1997) o la Convención de las Naciones Unidas contra la Corrupción (2003), mucho se ha evolucionado al respecto.

Sin embargo, dentro del marco normativo internacional, tanto el desarrollo del concepto de la responsabilidad de la persona jurídica como su ámbito de aplicación contienen notables diferencias entre los múltiples países, que deberían ser tenidas en cuenta por aquellas empresas que operen con proveedores internacionales.

“EL COMPLIANCE EN COMPRAS IMPLICA INTEGRAR EL ANÁLISIS DE RIESGOS Y LA EVALUACIÓN DE LOS PROVEEDORES CON LOS QUE LA EMPRESA SE RELACIONARÁ”

Si vamos más allá de las empresas que desarrollan su actividad dentro de su país y realizan únicamente compras nacionales y nos centramos en aquellas empresas que tienen actividad internacional o se relacionan con proveedores internacionales, podemos comprobar la importancia que tiene el compliance en  la cadena de suministro y en la diligencia debida en cuanto a compras y proveedores internacionales. Las acciones de esos proveedores, representantes, agentes, intermediarios u otros similares con los que la empresa se relaciona suponen un riesgo tan alto como el que puede emanar de la propia empresa. Por ello, a la hora de implementar un programa de cumplimiento, este deber. contemplar no solo la legislación de origen sino también la de aquella de los distintos países con los que la empresa se relaciona o en los que se va a operar.

El compliance en Compras, más allá de suponer una gestión ética de las mismas y un cumplimiento de las normas tanto internas como externas, implica integrar, dentro de la política y del proceso general de Compras, el análisis de riesgos y la evaluación de los proveedores con los que la empresa se relacionará. Debemos tener en cuenta que la cadena de suministro hace referencia a las múltiples fases por las que pasa un producto o un servicio desde su producción hasta su consumo y que, por tanto, es un proceso que afecta a numerosas empresas con las que la empresa tendrá relación. En este contexto, la diligencia debida no solo nos ayudar. a conocer el compromiso ético y de cumplimiento con la ley de las mismas, sino también a conocer la situación legal, la titularidad real, los posibles conflictos de intereses que puedan haber, las relaciones con los PEPs o el origen de los fondos de esa empresa, entre otros.

Por tanto, efectuar una adecuada diligencia debida respecto a las compras y proveedores internacionales y en la cadena de suministro implicará:

• Realizar una evaluación de los riesgos inherentes que conlleva relacionarse con esas empresas que formaran parte de las fases por las que pasará el producto o servicio hasta su consumidor final.

• Establecer procedimientos que nos permitirán mitigar el riesgo en cada caso concreto.

Mitigados esos riesgos, el trabajo de la empresa no acaba aquí, ya que deberá revisar y asegurar que se cumple con esos procedimientos efectuando, por ejemplo, auditorías, o comprobando el cumplimiento de cláusulas contractuales. Por último, hechas estas revisiones, será importante tomar medidas para mejorar esos procesos y eliminar los posibles riesgos detectados.

Evidentemente, implantar estas políticas variará de una empresa a otra en función de varias circunstancias, como pueden ser su tamaño, sector, alcance, etc. No obstante, siempre exigirá una verdadera implicación de la dirección y, sobre todo, comunicación entre los distintos departamentos que se verán implicados, como el departamento de Compras, legal o financiero, entre otros.

En definitiva, efectuar una diligencia debida respecto a proveedores, representantes, agentes o similares, y m.s si son internacionales, dentro de un modelo de cumplimiento eficaz y adaptado a las necesidades y tamaño de cada empresa, que tenga en cuenta el sector en el que opera y los países con los que se relaciona o desarrolla actividad, conllevará múltiples beneficios en la empresa, como:

• El aseguramiento del cumplimiento legal y normativo evitando así daños de imagen, entre otros.

• La definición de un plan de gestión de riesgos que identificará oportunidades y amenazas.

• La mejora en la gestión de las relaciones con proveedores tanto nacionales como internacionales, permitiendo a su vez un correcto seguimiento de los mismos.

• La salvaguardia de la calidad de los productos o servicios, reduciendo así los riesgos de suministro y mejorando las relaciones comerciales y la comunicación entre departamentos.

• La prevención de establecer relaciones con países sancionados.

• El respeto a los derechos humanos.

Comparta este artículo

Etiquetado como

Sobre Aerce

AERCE es la Asociación de Profesionales de Compras, Contratación y Aprovisionamientos en España. Es una asociación de tipo profesional que tiene por finalidad estatutaria transmitir, publicar e impartir conocimientos, experiencias e informaciones y realizar investigación sobre todas las cuestiones de Compras, Contratación y Aprovisionamientos.

Últimos Artículos

Síguenos

LinkedInTwitter